Blogia
Semanario Robinsoniano

Constitución del sujeto histórico.

Grupo no Asistido de Coro: Carmen Laucho, Robert López, Carmen Álvarez y Manuel Tena.



La crisis puesta de manifiesto a partir de los años 90 por el fracaso del neoliberalismo, el cual tuvo una hegemonía que se extendió por la economía mundial mucho antes de la revolución industrial y consolidada por la segunda guerra mundial, en la cual los países vencedores se distribuyeron las áreas conquistadas como si fuesen un pastel y sobre la cual posesionaron derechos que aun en el presente tiene secuelas, que inciden en los países, hoy subdesarrollados en lo económico, en lo político y en lo social.

En este sentido, en América Latina en las ultimas décadas se empieza a gestar algunos movimientos embrionarios como los “Zapatistas” en México, los “Piqueteros” en Argentina, los “Sin tierras” en Brasil, los “Círculos Bolivarianos” en Venezuela y el “movimiento indígena” en Ecuador y Bolivia que apuntan a una reorganización del estatus quo vigente por años en estas economías. Estos movimientos sociales han cobrado fuerzas dado que se fundamentan en una visualización del ser humano como un ser en relación, más que un ente individual, cuyas premisas se centran en acciones como “el amor, todo el poder para el pueblo, otra América es posible, igualdad y justicia, libertad, protagonismo colectivo, liderazgo colectivo y socialismo”.

Estos movimientos sociales surgen como una respuesta a la poca capacidad de las elites políticas de nuestra sociedad, que unido a la corrupción de los grupos políticos y sindicales hacen que se originen los movimientos sociales con propia organización y específicos mecanismos de retroalimentación, que le permitirán de una manera critica y efectiva dar respuesta a las múltiples insatisfacciones de la sociedad latinoamericana, enmarcada en su contexto económico, político y social, que no es otra cosa que desarrollar sus potencialidades con los recursos que les son inherentes combinando el capital social de sus pueblos con el recurso financiero y tecnológico, pero bajo una visión social y colectiva donde el colectivo esta por encima del individuo.
En este proceso de constitución del nuevo sujeto histórico los movimientos sociales adquieren un sentido de gran relevancia histórica, porque reconocen que la raíz de sus males se encuentran presentes en políticas impuestas desde los países hegemónicos, que intentan implementar el neoliberalismo como la solución de sus males, a la par que estos grupos se constituyen como algo mas que una elite en busca de poder, sino por el contrario estos movimientos sociales cuentan con objetivos y se ven abocados a un proceso de institucionalización en el que definirán los roles y la propia reproducción del nuevo sujeto histórico.

En este sentido, los movimientos sociales tienen una doble dimensión en sus retos: la crítica interna y la capacidad de avizorar los nuevos desafíos, permitiéndose así rescatar los retos de la sociedad civil, sin incurrir en las tentaciones que generan la dominación del capital. Otro aspecto relevante a tomar en consideración es que, los movimientos sociales busquen sus vínculos en el campo político y que partan del principio de que cambiar la sociedad sin organización y sin ejercer el poder es inalcanzable.

Ante estos señalamientos surge la interrogante de ¿cómo construir un nuevo sujeto histórico? La respuesta tal vez este dada en que el nuevo sujeto social debe contar esencialmente con un cambio de conciencia que oriente a lo colectivo con nuevas formas de enfoques analíticos que lo conlleve a la criticidad que permita una construcción colectiva sostenida con una visión de amplio alcance (corto, mediano y largo plazo) que ofrezca la posibilidad de alianzas coyunturales en materia político, económico y social, mas allá de sus propias fronteras, que oxigenen y brinden nuevas posibilidades a los movimientos sociales con el fin de reactivar a los actores que anunciarán el amanecer del nuevo sujeto histórico, como lo entendió Simón Bolívar al comprender que la liberación de la hegemonía española no se suscribía solamente a Venezuela sino a todos los países latinoamericanos, puesto que una visión de corto alcance pondría en riesgo algunos triunfos significativos y que darían pie a una lucha de individualidades frente a un Goliat como lo es el imperio de los países desarrollados.

Para el alcance de la constitución del nuevo sujeto histórico-social es necesario tomar conciencia de la participación que debe asumirse en la toma de decisiones en los diferentes niveles, siendo el mas resaltante a nuestra manera de analizar la problemática los nuevos postulados o principios educativos que estén en sintonía con la realidad en la que debe constituirse el nuevo sujeto histórico. Aprender a construir un nuevo horizonte, a convivir, a valorar y a reflexionar forma parte de los postulados básicos del nuevo proyecto educativo, pero estos postulados deben gestarse a partir de una praxis donde haya espacio para que todos participen, donde convivamos aunque pensemos diferente, donde valoremos en función del ser y no del tener y donde accionemos no para la perpetuación en el poder sino para dejar un futuro más viable a las generaciones venideras.

Ser sujeto histórico, según nuestro punto de vista, es procurar espacios de desarrollo endógeno donde sean aprovechables las potencialidades de regiones, áreas o sectores a partir de sus propias ventajas competitivas.
La nueva propuesta educativa apunta hacia una educación para la vida y la producción, para la búsqueda de una mejor calidad de vida y no para una mayor rentabilidad. Por lo que conlleva a formar profesionales para que se inserten en las distintas regiones con una posición crítica que le permita analizar el nuevo proyecto educativo en función a los intereses de la sociedad.
Es así como el nuevo diseño curricular del sistema educativo bolivariano en su prologo señala que no solo es la tarea de un grupo la construcción del mismo, sino que este currículo nacional bolivariano resume todo lo realizado y documentado por diversos texto y evaluaciones, congresos pedagógicos, círculos de profesionales y técnicos y constituye uno de los mas importantes efectos colectivos de maestros, maestras, docentes de aulas, estudiantes, profesores y profesoras universitarias, comunidades educativas y organizaciones populares; así como funcionarios del ministerio del poder popular para la educación. Sin embargo como lo señala el referido texto lo mas importante es que ha sido hecho por venezolanos y venezolanas de sólidas formación académica, de amplia experiencia pedagógica-docente, con conciencia de sus raíces históricas y de la realidad del país, con sensibilidad social y mucho amor por las pasadas, presentes y futuras generaciones de ciudadanos y ciudadanas de toda la patria; es decir para la construcción de un nuevo sujeto histórico social que responda a cabalidad, con patriotismo y lealtad los intereses del colectivo.


Bibliografías.
Boron Atilio. Neoliberalismo Vs. Movimientos sociales de América Latina.

Pereira Jorge. Movimientos Sociales discuten como unificar fuerzas para crear otro mundo posible.

Bitácora Educativa. La educación en América Latina.

Currículo Nacional Bolivariano

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres